En el módulo anterior aprendiste los aspectos generales de un equipo réflex. Ahora pasaremos a entender las propiedades de la luz y el color, cómo funciona la absorción y reflejo de la luz en la cámara, la función del exposímetro y los tres tipos de mediciones que puedes manejar: matricial o evaluativa, puntual y ponderada al centro.


Absorción y reflejo de la luz

Cuando la luz ilumina a un objeto, este la absorbe y la refleja. Nuestro ojo reconoce estas radiaciones como color. A través de tu cámara, verás que la luz se controlará a partir de la apertura del diafragma, indicando la cantidad de luz que quieras en tu imagen.

Exposímetro

Es la herramienta que servirá para calcular, de manera exacta, el tiempo de exposición de la luz, que está entrando por el sensor de la cámara. De esta forma se puede saber si la imagen está sobreexpuesta o subexpuesta.

Medición matricial o evaluativa

Es la medición más sencilla y la que se usa con mayor frecuencia. La mayoría de los elementos suelen salir bien expuestos, pues no se enfoca en un punto específico del encuadre.

Medición puntual

En este tipo de medición, la cámara medirá la luz de un punto específico del encuadre, con el fin de exponer correctamente esa zona y hacerla el punto de atención.

Medición ponderada al centro

Esta medición es parecida a la puntual, la gran diferencia es que en la medición ponderada se considera como referencia el punto seleccionado pero también el área restante, con menor importancia, pero cuidando que el resto de los elementos sean visibles.